Regresar a la lista

Jacquelin
(Tiene tres hijas con dificultades de lectura, memoria y atención)

« He visto una mejora enorme, sobretodo, en el ritmo de la lectura y la comprensión lectora »


Se recomienda utilizar Forbrain® diariamente entre seis y diez semanas. Los niños a partir de 5 años deben utilizarlo durante unos 10 minutos al día; los niños de 5 a 15 años, 15 minutos, y los adolescentes y adultos, pueden hacerlo de 10 a 30 minutos. El dispositivo debe ser utilizado durante un período de 10 semanas, a continuación hacer un descanso y comenzar de nuevo el ciclo.

He utilizado el auricular con conducción ósea con mis tres hijas de 13, 9, y 6 años, durante el tiempo asignado según su edad. Cada una de ellas tiene un área específica que trabajar y pensé que Forbrain® podría ayudarlas con la comprensión lectora, la memoria y la capacidad de concentración. Las tres estaban impacientes por probar este nuevo “juguete” y cuando llegó tuvieron que esperar 3 horas hasta que Forbrain® estuvo cargado. Conecté el dispositivo al puerto USB del ordenador. Una luz de color rojo indica que se está cargando. Una vez cargado, la luz se apaga y una luz azul indica que el auricular está encendido. Puedes pensar que Forbrain® no es barato, pero si tienes hijos con dificultades, vale su peso en oro. 

    


En Mikayla he visto una enorme mejora especialmente en la comprensión lectora y el ritmo de lectura. Mikayla solía leer rápido, sin ningún tipo de pausa y con una voz monótona. Ahora, con Forbrain®, escucha cómo suena su voz en realidad y ha hecho grandes avances para reducir la velocidad lectora. Su comprensión también se ha disparado. Ahora lee un pasaje y puede narrarme lo que ha leído. Para ayudarla a llegar a este punto he utilizado la técnica de eco y acompañamiento, superponiendo mi voz con la de ella. Comenzaba a leer el pasaje y ella se incorporaba {+/-} con un segundo de retraso. Era un trabajo duro y tedioso porque ella es una adolescente y cree que lo sabe todo, pero una vez que comenzó a ver resultados, cada día estaba más dispuesta a probar y a seguir utilizándolo.

    

    

En el caso de Montana y McKenzie básicamente quería que leyeran en voz alta con el dispositivo para que pudieran escuchar sus voces. Cada día se sentaban en el pequeño escritorio al lado de mi escritorio y leían sus libros o carpetas individuales de comprensión lectora. Seguía su lectura y corregía sus errores. En otras ocasiones, Montana leía libros de su interés en voz alta. Ella ha tenido problemas de lectura porque era incapaz de oír los sonidos de las letras. Me hubiera gustado haber tenido Forbrain® hace unos años. Ha avanzado mucho en las últimas seis semanas, igual que McKenzie. McKenzie es mi hija pequeña y el auricular a veces no se ajusta bien a su cabeza, por este motivo sabe que cuando deja de oír a través de Forabrain® tiene que avisarme para que le ajuste nuevamente el auricular. Sería increíble si el Forbrain® fuera ajustable para los niños más pequeños. Sin embargo, esto no es excusa para no utilizar el dispositivo.

En mi caso, cuando probé por primera vez Forbrain® empecé a escuchar mi voz tan clara y realmente como suena. Me dieron ganas de hablar más y más y ver lo que sucedía si cambiaba el tono o hablaba fuerte o suave.

En general, este es un producto impresionante y sin duda seguiré usándolo diariamente en casa. He visto una gran mejora en mis tres niñas y en un futuro lo utilizaré en mi hijo, cuando sea un poco más mayor, durante el desarrollo de su vocabulario. 

Puedes leer la historia original en inglés en el blog de Jacquelin​​.